Llama Gratis |

Implantes Dentales: Guía completa

marzo 15, 2024
Implantes Dentales: Guía completa
sMid section closeup of smiling female dentist holding tooth model while consulting patient in clinic, copy space

Los implantes dentales pueden utilizarse para sustituir una o varias piezas dentales perdidas o comprometidas. Gracias a los implantes, es posible tener dientes fijos sin recurrir a prótesis removibles como los puentes y sin tocar los dientes naturales. Vamos a ver las partes de un implante, cuáles son sus ventajas y cómo funciona la implantología dental.

¿Cuáles son las partes de un implante?

Las tres partes que componen el implante dental son:

1. El tornillo endoóseo (es a lo que se llama implante propiamente dicho), que actúa como la raíz del diente. Tiene forma cilíndrica, roscada como un tornillo, para poder introducirse en el hueso mandibular o maxilar y permitir el soporte de la prótesis. La osteointegración, es decir, la conexión estructural entre el hueso y el implante de titanio es el proceso fundamental en implantología, ya que determina el éxito del plan de tratamiento.

2. El pilar, también conocido como poste del pilar, es el elemento que conecta el implante (tornillo endoóseo) con la prótesis dental unitaria o múltiple. Suele ser de material biocompatible, titanio y permite anclar la prótesis de dos formas diferentes: atornillado mediante el tornillo pilar o cementado con cementos especiales.

3. Por último, la prótesis es la parte externa que sustituye al diente natural perdido. Es la parte visible, estética y funcional.

¿Cuáles son las ventajas de los implantes dentales?

Los implantes dentales son una solución tanto en el caso de edentulismo parcial (falta de uno o más dientes) como en el caso de edentulismo completo, es decir, falta total de dientes. La principal ventaja que ofrece la implantología es la posibilidad de tener dientes fijos.

Tener dientes fijos gracias a los implantes no es solo una cuestión de estética; sustituir un diente perdido también y, sobre todo, permite solucionar problemas relacionados con:

  • la salud del hueso maxilar o mandibular,
  • la salud de los dientes adyacentes,
  • masticación y digestión,
  • la fonética.

El hueso de un diente perdido, al no tener más tensión durante la masticación, comienza un proceso de regresión, también conocido como reabsorción ósea. Si faltan muchos dientes, existe un riesgo real de pérdida ósea casi total. Además, los dientes adyacentes también pueden resultar dañados, ya que se vuelven inestables y tienen tendencia a desplazarse para rellenar el hueco.

Por este motivo, es importante intervenir en una fase temprana para que se pueda considerar la colocación de implantes dentales cuando todavía hay hueso natural en buena calidad y cantidad.

Por último, no tener uno o más dientes también puede afectar a la dieta, con consecuencias en la vida diaria, como privarse de ciertos alimentos, tener dificultades para masticar y digerir.

¿Cómo se realiza la colocación de un implante dental?

La colocación de un implante dental es un procedimiento quirúrgico en sí mismo. Generalmente, se realiza bajo anestesia local.

Antes de la intervención, es necesaria una evaluación de la zona afectada, mediante un TAC, y del estado general de salud del paciente, mediante el estudio del historial clínico del paciente para asegurar una correcta intervención y evitar complicaciones en pacientes con medicación.

Operación de implantología dental: ¿cómo se realiza?

La intervención quirúrgica para colocar un implante dental comienza con la anestesia de la zona afectada, seguida de una pequeña incisión para separar la encía del hueso. A continuación, se practica una incisión en la parte externa del hueso, creando el orificio necesario para la inserción del tornillo endoóseo. El hueso se mantiene hidratado durante la operación y el implante se inserta en el hueco creado y se atornilla firmemente en el hueso. Para facilitar la cicatrización, se aplica un tornillo de soporte, seguido de la aplicación de suturas.

Tras un periodo de cicatrización, que suele ser de 2 a 4 meses, se realiza una segunda intervención, con anestesia local también. En esta fase, se desatornilla el tornillo previamente insertado, se toma una impresión precisa de la posición del implante en la dentición y se elige el tamaño correcto para la prótesis. Por último, se retiran las suturas, completando así el proceso de colocación del implante dental.

En pacientes aptos para el procedimiento, puede realizarse una cirugía de implantes de carga inmediata. Se trata de un procedimiento quirúrgico innovador que permite colocar prótesis dentales permanentes poco después de haber colocado los implantes dentales. Con los implantes de carga inmediata es posible eliminar la espera entre la cirugía y la colocación de la prótesis permanente, que suele ser de varios meses. En ASISA Dental, usamos la carga inmediata de forma provisional en muchas ocasiones para zona anterior o cuando se rehabilita toda la boca, y se coloca a las 24 horas.

La tasa de éxito de las operaciones de implantes dentales es extremadamente alta (99,9%). El uso del implante no afectará en modo alguno a los demás dientes y, a diferencia de soluciones, proporcionará una estabilidad óptima, evitando la atrofia.

Los implantes dentales evitan el posible desplazamiento de los dientes sanos adyacentes a la zona desdentada y, por tanto, garantizan la correcta distribución de la fuerza de mordida en toda la dentición.

A los beneficios estrictamente funcionales se suman los estéticos: recurrir a los implantes dentales permite recuperar una dentadura completa y armoniosa.